27 julio, 2008

El Planeta de los Nimios

Cosas así me arruinan (hipérbole) los domingos. Sé que puedo ser un poco histérico y que una cosa así, pues ya ve usted, es ridículo que le arruine (hipérbole de nuevo) a uno el domingo. Pero a lo que iba: resulta que en Cuatro reponen El Planeta de los Simios, la de 1968. Una película salvada in extremis por un final impactante. Sin más. El caso es que pese a haberla visto antes, descubrí algo de lo que no me había percatado. El protagonista, un tal Taylor (interpretado por Charlton Heston), y otros dos astronautas, sobreviven a un aterrizaje forzoso de su nave espacial, en la que habían viajado nada menos que unos dos mil años. Se ven obligados a abandonar la nave accidentada y saltar al agua para alcanzar alguna orilla en un bote salvavidas hinchable. Por ahora omitiré decir que el personaje de Heston no es más que un absoluto cretino, un imbécil integral bien merecedor de una mandíbula rota. Sin embargo, se presupone que es un tipo con un entrenamiento especial (casi mejor sería decir 'espacial'), ¿no?, un astronauta bien preparado. Bueno, pues resulta que al abandonar el cohete, coge el tío y salta al agua... ¡tapándose la nariz! ¡Tapándose la nariz! Vamos, no jodas... ¿es que estamos tontos? Por favor...

1 Comments:

Blogger emiliano said...

No me jodas, Álex... Que es una de las pelis míticas... Cuando la pusieron en la tele (cuando sólo había una tele) y la vi por primera vez, mi padre no hacía más que decirnos: "Ya veréis el final, ya". Se tiró dos semanas diciéndolo, desde que anunciaron que la iban a echar (bueno, lo mismo exagero). Acongojadito me quedé (y creo que todavía sigo).

6:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home