27 julio, 2006

Canción de cuna II



Mira mi vida, me está viviendo sin piedad. Si tan sólo vinieras una vez para arreglarla, sólo tendrías que darme cobijo cada día y olvidarme por las noches. Escúchame y resuélveme la vida, no tengo mucho tiempo; necesito otra vida para ser yo mismo, pues esta se me está acabando.
No te asustes si me oculto tras el humo de un cigarro o una ginebra, pues tengo ácido en las venas y hierba en la cabeza. Sé nadar en el desconcierto y tararear canciones sobre Alabama, sé conducir marcha atrás sin retrovisor y sé llorar el día entero.
Soy la canción más triste y la pesadilla más real. Soy como un ciervo asustado al borde del camino, confundido como un pato al que se le llena un buen día el río de barcas. Vivo asustado bajo la tormenta, noqueado por un gancho de izquierda en el mentón, traicionado por la rubia más leal. Olvidé la cordura en un colchón ajeno y frío, la decencia en algún bar de mala muerte.
Rodeado por hordas de indiferentes que me lanzan desafíos que no quiero aceptar, nada veo por delante y no quiero mirar hacia atrás, vacío a ambos lados nada más. Siluetas nítidas, sombras de lucidez, ácido, LSD, el bulbo raquídeo de la verdad atravesado por una aguja sucia, brillante como la mentira más creíble, como el absurdo más real.
Corazón con hueso de aceituna, áspero, frágil incluso cuando muerto. Y una mujer infeliz y sola, seria y callada como yo bajo mi máscara de carnaval, coraza cobarde y transparente. Campeón del mundo de contradicción, regocijándome en mi propia tristeza y soledad como el cerdo que se baña en su pocilga. Así estoy yo sin ti...

3 Comments:

Blogger PL said...

¿Quién coño te ha robado el mes de abril?
Mil bravos...Pido prestado ese gancho de izquierdas.
Muy brillante...Deja de leer todo lo que te dejé.
Me ha gustado, sí señor.

7:31 p. m.  
Blogger Cris said...

Exactamente Pedro... Brillante.

Lo siento por ti Pino, pero debo reconocer que me hubiera encantado leer este post en tu blog... comprensible no?

Bravo.

9:21 a. m.  
Blogger JV said...

Yo lo siento por mi cada vez. Pero mi lamentabilidad es húmeda y calentita.

Álex... bravo, te esperaba ansioso.
Nos vemos en los bares.

Besos fuertes.

10:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home