08 marzo, 2007

Mi "grado de compromiso"

- ¿Entonces?
- ¿Entonces? Pues entonces tendré que quedar con Pauline para averiguar cuál es mi grado de compromiso con Jane. Veré si tengo muchos o pocos remordimientos después. O quizás incluso no llegue a pasar nada. Eso significaría que el compromiso es serio.
- ¿Lo estás diciendo de verdad? Eres un cerdo.- Lo dijo sin mucho entusiasmo, para ser justos.

El camarero devoró a la chica con la mirada cuando salía por la puerta: “Adiós guapa…”. Cogió las patatas fritas que le habían sobrado, las echó de nuevo en la bolsa, como si tal cosa, y volvió a su conversación con el gordo.

- Pues eso, hijos de puta tercermundistas. Son tercermundistas y lo que saben… y vienen aquí a enseñarnos na más que to lo malo.
- ¡Ca! - respondió la mole apurando el wiskhy desde el otro lado de la barra.

- En el fondo lo hago por ella. Quiere saber cuál es mi “grado de compromiso” con ella. Así lo dijo: mi “grado de compromiso”. ¡Si ni yo mismo lo sé! ¡Cómo le voy a responder si ni yo mismo lo sé! Tendré q averiguarlo…
- Eres un cerdo despreciable.
- Sí, puede ser, pero lo hago por ella…

2 Comments:

Blogger PL said...

Me gusta verte en esos bares que huelen a frito, con servilletas y palillos en el suelo, mucha luz y nada de música.

Donde comíamos poco y bebíamos mucho...

¿Para cuándo una yaya y media botella?

6:18 p. m.  
Blogger José Vega said...

A mi también me gusta, me gusta verte aqui y donde se tercie... entre Kennedy Toole y la madre que te parió.
Una cosa, invitarme a esa yaya... y a media botella más, luego lo pasaremos bien.

Un abrazo.

9:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home